¿Quién es Tom Steyer?

Tom Steyer renunció como jefe de su firma de inversiones en el 2012 para dedicar todo su tiempo a la filantropía y a la acción política centrada en hacer que Estados Unidos sea más justo al poner al pueblo, no a las corporaciones, a cargo de nuestra democracia.

Un Hombre de Acción

Tom, un multimillonario que se hizo a sí mismo, y su esposa, Kathryn Taylor, conocida como “Kat“, fueron de los primeros en firmar la Promesa de Donación, un compromiso de donar a causas sociales la mayor parte de su fortuna personal durante sus vidas.

En el 2013, Tom fundó NextGen America, un grupo sin fines de lucro que combate el cambio climático, promueve la justicia social y aumenta la participación en nuestra democracia a través del registro de votantes y la organización de base. En el 2017, Tom se convirtió en el primer gran donante demócrata en reunir a millones de estadounidenses con un llamado público para destituir a Donald Trump.

En las elecciones parciales recientes, Tom lideró el mayor esfuerzo de participación electoral de la nación. Los organizadores de NextGen trabajaron en cientos de campus universitarios y vecindarios de la ciudad para aumentar la votación de los jóvenes, personas de color, trabajadores y otros grupos subrepresentados. Need to Impeach movilizó a millones de sus firmantes de peticiones. Todos estos votantes contribuyeron a las victorias demócratas que recuperaron la Cámara, ganaron escaños en el Senado y gobernaciones, y capturaron las legislaturas estatales y las carreras locales.

Necesitamos la democracia más amplia posible“, dice Tom, “para recuperar nuestro gobierno de las corporaciones que ahora lo controlan y han robado los derechos de los estadounidenses comunes. Solo un amplio movimiento de bases puede restablecer el poder, la equidad y la prosperidad. la gente“, dice. Tom ha presentado su visión de poner a las personas a cargo de nuestra democracia con una “Declaración de Derechos del siglo XXI“, un nuevo conjunto de 5 derechos, que todo estadounidense debe tener.

Un Hombre de Pueblo

En todo el país y en su estado natal de California, Tom ha demostrado en repetidas ocasiones que ir directamente a la gente y alzar la voz es la manera de vencer los intereses corporativos arraigados y ganar luchas por la equidad. Ayudó a vencer al gran petróleo para proteger las emblemáticas leyes de aire limpio de California y continuó con victorias por energía limpia en Michigan y Nevada. Ayudó a cerrar una brecha legal en los impuestos corporativos para generar al menos $ 1.7 mil millones para las escuelas públicas. Ayudó a vencer a las grandes compañías tabacaleras y las obligó a pagar su parte de los costos de atención médica por el daño que sus productos han causado.

Tom y su esposa dedicaron horas de su tiempo y donaron decenas de millones de dólares a proyectos de caridad que fomentan la educación, las energías renovables, el aire y el agua limpios, los alimentos saludables, la agricultura sostenible, las comunidades autosuficientes, y más.

Su fundación caritativa impulsó la creación de “California Food for California Kids” (Comida de California Para los Niños de California), un programa que ahora sirve más de 300 millones de comidas saludables al año a los niños de las escuelas del estado que usan alimentos naturales de granjas de California.

Otro proyecto caritativo es el Beneficial State Bank (Banco Estatal de Beneficios), que desde el 2007 ha prestado dinero de manera asequible a personas trabajadoras, pequeñas empresas y proyectos comunitarios sin fines de lucro normalmente excluidos por los bancos regulares. Tom y Kat donaron más de $ 120 millones para la fundación del banco, que reinvierte las ganancias en las comunidades a las que sirve. Su apoyo al banco sigue vigente en estos momentos.

Un Hombre de Familia

Tom creció en la ciudad de Nueva York, como el menor de tres hermanos. Su padre, Roy, interrumpió su carrera de derecho para unirse a la Marina y formar parte del equipo legal que procesó a los criminales de guerra nazis en Nuremberg. Su madre, Marnie, era periodista y maestra que enseñaba en las escuelas de la ciudad y se ofreció como voluntaria para dar clases particulares a prisioneros en una gran cárcel de la ciudad. Los padres de Tom le enseñaron que la acción siempre habla más que las palabras.

Tom se graduó de Yale y obtuvo su MBA en Stanford. Trabajar en Wall St. no era para él, por lo que se mudó a San Francisco en 1986 y comenzó su propia pequeña empresa de inversión. Respaldado por dos inversionistas experimentados, Tom comenzó a administrar el nuevo fondo, que comenzó con $ 9 millones de dólares en inversiones. Con los años, Tom logró retornos de dos dígitos para sus inversores, en su mayoría universidades, fundaciones y particulares. Su éxito llevó a la empresa a un valor de inversiones de $ 36 mil millones en su momento cumbre.

Tom tiene 62 años. Él y Kat tienen cuatro hijos adultos. San Francisco ha sido su hogar desde 1986.